Las estafas electrónicas y los robos son usualmente los motivos por los que una persona puede terminar con un teléfono celular réplica en lugar de la versión original. Para evitar este tipo de situaciones hay algunos consejos básicos de aplicar para que cualquier usuario pueda saber si su teléfono no es original o para que evite ser engañado.

Comprobar el IMEI del dispositivo

El IMEI es un código de identificación del celular. Cada teléfono fabricado lleva asociado uno único que revela información sobre el equipo. El IMEI es irrepetible en todo el mundo y consta de una cadena de 17 números.

Este código viene indicado en tres partes del teléfono: en la caja, en la carcasa e internamente en el software. Si el IMEI interno del teléfono no coincide con el que está en la carcasa, posiblemente el equipo es robado.

Mientras que si el IMEI de la caja no coincide con el del software, es probable que el equipo no sea original o esté usado. Los teléfonos que son una réplica no suelen tener un IMEI o utilizan uno falsificado.

Usar una aplicación benchmark

Identificar si tu celular es una réplica
Foto referencial


El objetivo del benchmark es comparar los componentes del equipo y conocer el rendimiento de su funcionamiento a través de los datos que la aplicación arroja. La información que se evalúa es la de la RAM, la calidad de la cámara y otras funciones que puedan ser medidas en capacidad y potencia.

Para esto, existen las siguientes aplicaciones Antutu, CPU-Z y Geekbench. Si los números arrojados por estas apps no son iguales a las características indicadas en las páginas oficiales de las marcas telefónicas, entonces se trata de una réplica.

Revisar los detalles externos

Foto referencial

Puede que esta forma sea la más complicada de identificar, puesto que si se trata de un celular réplica este será lo más parecido posible al modelo original. No obstante, siempre hay detalles que los falsificadores van a pasar por alto.

Algunos de estos errores de falsificación suelen estar en la cámara, en el flash, en el peso o en el tamaño. Si la persona observa bien estas características y las compara con el modelo original exhibido en las páginas web oficiales de las marcas, puede lograr identificar si se trata de una réplica o no.

Deja un comentario